Introducción

Los días 3, 4 y 5 de mayo de 2007 nos reunimos varios miles de personas, hombres y mujeres, niños y ancianos de los diferentes continentes en el Parque de Estudio y Reflexión Punta de Vacas, al pie del monte Aconcagua, Argentina, para participar en las Jornadas de Inspiración Espiritual, con el objetivo de hacer un alto en nuestras cotidianidades y poder reflexionar e intercambiar sobre nuestras vidas.
Al tercer día, Silo[1], de pie delante del monolito de acero, símbolo milenario de la unión de la tierra con el cielo, nos habló sobre la reconciliación. Fue una experiencia sobrecogedora. Tal vez por el sol resplandeciente de la alta montaña, tal vez por el silencio de ese paraje desolado, por las cumbres nevadas que nos invitaban a mirar hacia lo alto o por el murmullo del río que nos evocaba el fluir de cada instante irrepetible. Ahí, en el entrecruzamiento de tres cadenas montañosas, escuchamos retumbar la voz de Silo en las montañas: “Ni olvido, ni perdón. ¡Reconciliación!”
Aquella esperanza que nos llevó a peregrinar hasta allí, se agitó en nosotros y nos envolvió cuando escuchamos conmovidos y en silencio:
“… Cuando llegamos a comprender que en nuestro interior no habita un enemigo sino un ser lleno de esperanzas y fracasos, un ser en el que vemos en corta sucesión de imágenes, momentos hermosos de plenitud y momentos de frustración y resentimiento. Cuando llegamos a comprender que nuestro enemigo es un ser que también vivió con esperanzas y fracasos, un ser en el que hubo hermosos momentos de plenitud y momentos de frustración y resentimiento, estaremos poniendo una mirada humanizadora sobre la piel de la monstruosidad.”
Nos miramos y recordamos. En el viento que se arremolinaba nos llamaba el futuro con la liviandad de la alegría. Desde nuestro interior una fuerza enorme se expresaba en la frase que cantábamos: Paz, Fuerza y Alegría.
Esperamos que este documento te sirva para despejar por medio de la reconciliación los temores que alejan la mirada del centro de sí mismo, y encontrarte en tu profundidad con tu fuerza interior y tu bondad para proyectarla al mundo y humanizar la Tierra.
_____________________________________________________________________________________________
[1] Silo nació en Mendoza, Argentina, el 6 de enero de 1938, con el nombre de Mario Luis Rodríguez Cobos; en esa misma provincia, muere el 16 de septiembre de 2010.
Al final de la década del 60, construye una ermita de piedra en la intersección de las cadenas montañosas del Tupungato, La Plata y Aconcagua; y el 4 de mayo de 1969, baja desde allí a Punta de Vacas, lugar fronterizo entre Chile y Argentina, donde da su primera explicación pública conocida como “La curación del sufrimiento”. Pocos años después, escribe “La mirada interna”. Allí cuenta su testimonio de cómo es posible convertir el sinsentido de la vida en sentido y plenitud. Traduciendo una mística en un proyecto de humanización del mundo, impulsa el Movimiento Humanista en el que se inspiran una serie de organismos sociales, políticos y culturales que promueven el desarme, la unión de los pueblos, la paz y la no-violencia, no solo como cambio social, sino a nivel personal e interpersonal. Anunciando la primera civilización planetaria que se avecina y el despertar de una nueva espiritualidad, en el año 2002 entrega El Mensaje de Silo con las explicaciones, procedimientos, experiencias y meditaciones para facilitar el contacto de cada cual consigo mismo. En los cinco continentes se disponen de los Parques de Estudio y Reflexión para el encuentro, la experiencia, el estudio y el intercambio. Su última intervención fue en Berlín en el año 2009, a propósito de la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia. Su pensamiento se puede leer, ver y escuchar en diferentes formatos en http://www.silo.net.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s